De los TCA

Hablemos claro, los Trastornos de la Conducta Alimentaria o TCA son visibles en toda la adolescencia.

Se gatilla por cosas pequeñas; pero la insatisfacción corporal es la principal. Vemos como el mundo que nos rodea es delgado, como la belleza se asocia a modelos de Victoria Secret y los cuerpos voluminosos son cosa del pasado, de la época donde Marilyn Monroe era la sensación.

Y partes por no comer, aunque te sientas con el estómago vacío porque es más importante ser delgada que feliz. Porque importa más tener el abdomen plano que una buena salud mental.

La mayoría de las veces se continúa con los atracones, esa ansiedad por comer lo que esté frente tuyo sin tener un límite, y terminan desmoronándose para auto provocarse el vómito, eliminando todo oo ingerido.

Y de pronto los atracones son más frecuentes, y los vómitos son post cada comida. Dejas de comer por odio a tu cuerpo. Se transforma en un hábito.

Una mañana despiertas con tres kilos menos. ¡Tres! Y tu peso desciende a los 50 y algo. Sigues con tu rutina, adicionando ejercicio porque leíste que quema calorías, y eso es todo lo que te importa. Quemar calorías y no comer para ser delgada.

Un mes pasó, y tu peso ya llega a estar más cerca de los 40 y algo que de los 50. Te miras en el espejo y notas como los huesos de la clavícula se asoman. Una sonrisa se escapa de tus labios. Era todo lo que deseabas. Tu mirada cae entre tus piernas donde el hueco entre ambas se acentúa cada día más. La sonrisa no cabe en tu boca.

Cuando te pesas, alcanzas los 45 kg. Alzas los brazos en señal de alegría ¿Es eso cierto? Tu madre está preocupada y te lleva al –tercer– psicólogo. No hablas de tu problema, como le dice; inventas uno con todo lo que haz leído en internet.

No sabes como sucede pero estás internada. Notas el colchón en tu espalda porque la columna se ve a través de la piel, cada vertebra sobresale y duele al enderezarse. Ves tu abdomen, está plano, pero también observas las costillas. Tus ojos se encuentran con los de tu madre. No me dejaste opción dice. Tu mirada se opaca. Estás llorando, no porque estés internada, si no porque nadie te entiende.

Sólo querías ser delgada. Sólo querías ser feliz. Sólo querías ser bonita.

Anuncios

Riddikulus

Su mayor temor era quedar sola. Que ella misma no fuera capaz de encontrar el rayo de luz entre tanta oscuridad. Miedo a la noche, porque sabía lo que podría implicar. Miles de neuronas funcionando a la velocidad de la luz mientras sus ojos se movían en contraste de sus párpados que, caían cansados y deseaban poder cerrarse.

Ella necesitaba alejar el boggart que atormentaba su vida. No quería observar como sus miedos se materializaban frente a ella, no iba a quedarse de brazos cruzados.

Buscó una solución. Sabía que lo había leído en alguna parte. ¿Cómo espantaba a aquello que no se ve, pero si se siente?

Recordó como Lupin le mencionaba a Harry el hechizo. Ah, sí. Ya se acordaba. Riddikulus. ¿Cómo demonios funcionaba? Ah, ya lo sabía. Lo había ocupado en el pasado para espantar a un par de estupideces que comenzaban a atormentarla.

Suspiró. ¿Tendría la fuerza suficiente para realizar el hechizo? Frunció el ceño. Obvio que sí. Ella siempre tenía energía para esas cosas.

Comenzó con la risa. Debía de ser autentica. Tenía que ser muy real para combatir aquellos temores. También debía ser duradera, cosa de que pudiera permanecer en el ambiente por varios minutos e incluso horas.

¿Cómo se burlaba de la soledad? Entrecerró los ojos y visualizo lo que más temía. Una noche oscura se presento ante ella. ¿Realmente esa era la soledad? Apretó los labios. ¡Cómo iba a temerle a la noche! Que absurdo.

Y sin planearlo la primera carcajada fue expulsada por sus labios, y la siguio otra y otra, hasta convertirse en una risa profunda.

¡Se estaba burlando de ella misma! Y de su maldito miedo, pero lo estaba logrando. Sonrió nuevamente. Había encontrado la forma de anteponerse al miedo, había logrado conjurar su riddikulus.

Mi tipo de suerte

Mi lunes iba perfecto. Logré dormir mis 8 horas diarias, el día estaba fresco, había palta para el desayuno y tuve tiempo para entrenar en la mañana. El desastre comenzó alrededor de las 3, donde me encontraba en el trabajo como todos mis lunes, atendiendo con una sonrisa de oreja a oreja porque, de verdad, estaba siendo un excelente día.

Pero comencé a sospechar de que esa suerte no iba a ser tan duradera. Fue el sonar de la campanilla bajo la puerta de entrada que me despertó del día de ensueño que estaba teniendo. Y como si de una novela se tratara, mi sonrisa se esfumó en el momento que vi quien entró al café. Sí, damas y caballeros, mi ex novio con nada más ni nada menos que con una chica, que supongo que será su novia actual.

Me giré, dándole la espalda porque no me sentía preparada para verlo, a pesar de los meses que han pasado desde la ruptura. La jefa me hizo una seña con la cabeza para que fuera a recibirlos, mientras mi cerebro se debatía entre mandarla a la mierda y largarme de allí o actuar como la persona adulta y madura de la que mi madre a veces se siente orgullosa.

Opté por la segunda, sonriéndole lo más forzado posible a la señora que mueve el lugar. Inspiré hondo, preparada para atender la mesa en la que se habían sentado cuando uno de mis compañeros con los que comparto antigüedad en el café, y que se transformó en mi mejor amigo en menos de un año, salió al encuentro y tomó la orden del recién llegado. (Si estás leyendo esto, porque se que lees las cosas que suelo subir, te debo una, eh) No me había dado cuenta, pero había contenido una cantidad de aire en mis pulmones suficiente para permanecer bajo el agua por varios minutos. Exhalé con fuerza y seguí atendiendo al resto de la gente que llegaba y que solicitaba mi ayuda, intentando pasar lo menos posible por la mesa donde estaba él y su acompañante. Sí, soy una cobarde, pero más bien astuta porque no quería espantar a dos potenciales clientes, que bien de haberlo hecho, la Jefa me hubiera castigado con un par de horas extra. (Todo pactado, no hay abuso lol)

Pero mi racha no terminaba ahí, sabía que me faltaba turno por realizar y que las probabilidades de atenderlo iban en aumento por la cantidad de personas que entraban a almorzar y/o tomar un café a esa hora, teniendo en cuenta que somos 6 meseros y un total de 25 mesas.

El encuentro fue cuando se estaba por ir. Necesitaba la cuenta, y mi compañero estaba atendiendo a otra mesa, y yo era la única “libre”, por lo que tuve que agarrar toda la confianza del mundo y partir con la boleta. Al principio no me reconoció, y es que luego de cortarme el pelo, mi cara suele cambiar lo suficiente, sumado a que he perdido un par de kilos por un nuevo plan de entrenamiento y nutrición que estoy siguiendo.

Susurró mi nombre, como si de un fantasma se tratase. Le entregué la cuenta y pregunté por el medio de pago. Estaba en un trance, por lo que la chica habló por él, mientras me sonreía. Le sonreí de vuelta. Ella no tenía la culpa de aquella nube de incomodidad que se formaba a nuestro alrededor, de hecho, no parecía notarlo. Agradecí el hecho de que me dijera tarjeta, ya que tuve que dar media vuelta y largarme de ahí en busca de la máquina para ese medio de pago. Mi compañero agarró la máquina mientras iba de vuelta con ella y me sonrió de medio lado. Sigo yo – me dijo. Le devolví la sonrisa y partí a la cocina con el pedido de la mesa 5. Ví como me buscaba con la mirada, confundido. Ví como se iba, dejando propina más que generosa para mi amigo. No pude evitar mantener la vista en sus pasos una vez que salió del lugar. Volví a botar todo el aire contenido mientras me pasaba una mano por la frente.

Reí por lo bajo, negando con la cabeza mientras mi compañero se me acercaba. Me dijo algo como: Menuda suerte que tienes. A lo que le respondí: Estoy acostumbrada. Es mi tipo de suerte.

Bad habit pt.1

Dicen que los malos hábitos nunca mueren, y como la falta de sueño y el insomnio suelen ser mi talón de Aquiles, estoy escribiendo esta entrada desde mi computador luego de dar vueltas en la cama por lo que fue 1 hora y algo sin poder conciliar el sueño y caer en los brazos de Morfeo.

Y es que he hecho de todo eh.

En un principio pensé que sólo se debía al calor de mi habitación (Santiago en verano es un asco de día y por las noches mucho peor) pero luego de dar varias vueltas a la casa, tomar un vaso con agua y volver a la cama me he quedado mirando el techo por casi 20 minutos sin moverme e intentando cerrar los ojos porque el sueño está ahí, pero no quiere hacerse presente.

Luego recurrí a la música, dónde por casualidad me acorde que en una charla con mi tío el día de ayer había salido a la luz la frecuencia perfecta que debía de tener una canción para inducir el sueño. Algo así como 432 Hz. PFFFFFFFF. Bobadas. Ni sueño me ha dado, por al contrario, me ha despertado aún más.

Después seguí con la meditación, que comúnmente es lo que más me sirve en estos momentos siempre casi siempre, pero resulta que cuando uno más quiere algo, el destino se coloca en tu contra con rapidez.

So, me aburrí y me levanté con cuidado de no hacer mucho ruido porque son las 5 de la mañana y mi familia si puede dormir. Abrí mi computadora, y comencé a escribir aquí y deje que se descargaran varios capitulos de Brooklyn 99 la que por cierto se merece una entrada (soon) porque es una de las mejores comedias de la vida y sinceramente estoy enamorada de Andy Samberg aka Jake Peralta.

Creo que volveré a la cama, e intentaré dormir como por cuarta vez. Wish me luck.

Buenas noches (buenos días¿?)

Book tag: Harry Potter

Hace mucho que tenía ganas de hacer un book tag, y porqué no comenzar mi sección de book tags con mi libro favorito, el que me marcó mi infancia, adolescencia y me sigue rayando la cabeza ahora de adulta. (wow que duro suena decirlo). Redoble de tambores, damas y caballeros… El primer book tag será de… Harry Potter. Yeah! Estaba súper emocionada mientras buscaba diversas plantillas para realizar esto, y la que publicaré será la que más se repetía en los diferentes blogs y la que más me gusto, so… here we go.

¿Cuál es tu libro favorito?

¡Qué difícil pregunta! Creo que me es complicado escoger uno solo, pero por lo que significó para mí, El príncipe mestizo. Llegó a mis manos en una etapa de mi vida que fue crucial para mi desarrollo personal. Además de ser, a mi parecer, el primer libro que mezcla tantas emociones y perspectivas. Muestra la desesperación de Draco por mantener en alto el apellido Malfoy. El deseo de Ron de entrar en el equipo. La frustración de Hermione al verse superada por alguien más. El amor de Ginny. La sed de venganza de Harry. No lo sé, pero todo me atrae. Aparte fue el primer libro del cual comencé a hacer un fanfiction, por lo que obviamente le tengo un cariñito especial.

¿Cuál es tu película favorita?

La Orden del Fénix. Por lejos. Osea, nadie puede negar que Dumbledore tiene estilo. A pesar de que luego de leer el libro quedé con gusto a poco acerca de temas como el inicio de los merodeadores. Es una película llena de oscuridad, donde poco a poco el Harry que conocíamos de las películas anteriores comienza a crecer y desarrollarse como mago y, sobre todo, líder.

Libro que menos te gusta.

La cámara de los secretos. Morgana, ¿dónde está la acción? Mucho Gildory Lockart. Lo rescatable; Dobby.

Película que menos te gusta.

Puede que choque con algunas opiniones, pero definitivamente El prisionero de Azkaban. ¡Es un crimen todo lo que no aparece del libro!

¿Qué partes te hicieron llorar?

La ida de Ron en las reliquias de la muerte, la muerte de Remus y Tonks, la de Fred, la de Dobby (cielos, esa fue, a mi parecer; la que más me dolió porque representaba tanto para Harry, y para uno también en realidad. Es la muerte de quien representaba lealtad pura hacia Potter)

¿Crepúsculo o Harry Potter?

Bah. Harry Potter, cien mil veces. Leí por curiosidad el primer libro de la saga de Crepúsculo porque mi mejor amiga era mega fan. No logré terminar ni la mitad. Cuando uno se enamora de una escritora, no puede engañarla con otra..

¿A qué personaje intentarías conquistar?

Mmm… Quizás Draco Malfoy, tengo un leve crush por el personaje y siempre me han gustado los bad boys. By the way, Oliver Wood también estaría dentro de mi radar.

¿Cuál es tu personaje favorito?

¡Hermione Granger! Bruja favorita, por lejos. Es inteligente, valiente, astuta, leal. Sin Hermione, Harry hubiera muerto en el primer libro asfixiado por el Lazo del Diablo. No hubiera relacionado las tuberías con el basilisco, tampoco salvaba a Sirius ni a Buckbeack, y así es posible destacar cada una de las cosas que hizo en TODOOOOOOOS los libros y como le salvó el trasero a Harry y Ron cada vez.

¿Cuál sería tu Patronus?

Según Pottermore, un cuervo. Para mí, más un hurón o quizás una nutria.

Si pusieses escoger: ¿Varita, piedra filosofal o capa de invisibilidad?

La capa. Solo imaginar todo lo que es posible con la capa se me eriza la piel.

¿Te molestó alguna de las películas?

Mmm. Aparte del Prisionero de Azkaban… Puede que la Cámara de los secretos por la poca trama que desarrollaron en ella.

¿En qué casa estarías?

Mi corazón es llamado por Slytherin (la cual es mi casa de Pottermore), pero también me gusta todo eso de la valentía y coraje Gryffindor. Creo que definitivamente el sombrero estaría en un lío conmigo.

¿Cuál es tu materia favorita?

Encantamientos. Puede que también DCAO, pero en el primer lugar definitivamente Encantamientos.

¿Cuál es tu profesor favorito?

Minerva McGonagall. I mean. Ella es una kick ass. Literal. La amo desde que leí por primera vez la Piedra filosofal a mis 11 años. Aparte, en el colegio tenía una profesora que era igual en carácter a Minerva, y me encantaban sus clases, so… No hay nada que discutir.

¿A qué actores te gustaría conocer?

Tengo un súper mega híper crush con Tom Felton, definitivamente él sería mi primer actor, junto con Emma Watson (diosa)

¿Qué hechizos te gustaría conocer?

¡TODOS! Quizás más sobre defensa personal, y ahorro de tiempo. Realmente necesito aprender a desaparecerme.

¿Qué juegos tienes?

El único que tengo es Harry Potter y la Orden del Fénix para el computador.

¿Cuál sería tu posición en el Quidditch?

Cazadora tal vez. Soy pésima golpeando, y ni hablar de buscar una pelota del tamaño de una de golf, alada y que se mueve a una velocidad exorbitante, sufro buscando un balón de basquetbol. Imaginense como sería con una snitch.

¿Quedaste satisfecho con el final?

Sí y no. Sí, porque era lo esperado. Harry salva el día y Lord Voldemort desaparece para siempre. Y no, debido a que siempre quise ver algo distinto, algo que estuviera fuera de lo común. Jota Ká tenías un romance espectacular frente a ti y lo botaste a la basura (inserte algún emoji llorando o en su defecto un sticker con lágrimas)

¿Qué significa Harry Potter para ti?

Que no significa Harry Potter para mi. Fue uno de los primeros libros que leí por iniciativa propia, en verdad me transportó al mundo mágico, deseando que todo fuera real. Significa parte de mi infancia, inocencia, crecimiento. Me dio algunas lecciones que claramente me hicieron cambiar mi perspectiva acerca de la vida. Fue el primer libro que compartí con mi mejor amigo, me acerca a su recuerdo y me permite no olvidarlo a pesar de que ya no esté. Harry Potter cambió mi vida y seguirá haciéndolo así hasta el final de mis días.